Unidad del suelo pélvico en Gijón

¿Hay vida debajo de mi ombligo? Sí, se llama suelo pélvico

¿Hay vida debajo de mi ombligo? Sí, se llama suelo pélvico 900 506 admin

Unidad del suelo pélvico en Gijón.

El suelo pélvico, ese gran desconocido, es el conjunto de músculos, ligamentos y estructuras que se encuentran dando soporte y tapizando la parte inferior de nuestra pelvis.

En realidad, forma parte de un conjunto, que se denomina compartimento abdomino-pélvico, diafragma, musculatura profunda abdominal y suelo pélvico). Estos tres, trabajan en sintonía, por eso, cuando uno falla, debemos observarlos en conjunto.

Hasta que no existe un problema, hombres y mujeres no sentimos con exactitud donde está esta parte de nuestro cuerpo tan vital y con tantas funciones.

Déjame que te cuente un poco más como especialista en Gijón del suelo pélvico…
NoticiaSueloPelvico 2

La musculatura del suelo pélvico es la encargada de rodear el esfínter de la uretra y del ano, proporcionando continencia miccional y defecatoria ayudándonos a evacuar en caso de necesidad y disponibilidad.

Otra de sus competencias es el sostén de los órganos alojados en la pelvis como la vejiga, el útero (la próstata en hombres) o el recto.

Es de gran evidencia, además, la función reproductiva, muy demostrable en el parto, siendo este un factor de riesgo para padecer una disfunción perineal.

Y por último, y no menos importante el suelo pélvico guarda relación con la respuesta sexual corporal. Juega un papel fundamental en la erección, el orgasmo, la lubricación y el placer durante la relación sexual.

Si has llegado hasta aquí ahora puedes imaginarte EL PORQUÉ de muchos de los problemas en los que la fisioterapia de suelo pélvico puede ser clave.
Probemos con algunos ejemplos de forma genérica.

(Recordad, que siempre, siempre hay que valorar de forma individual)

Problemas del suelo pélvico. Vamos a ello…

¿Qué podría pasar si falla nuestra función de sostén? Bien, Si nuestros órganos pélvicos no se mantienen en la situación adecuada se producirá un descenso de estos, es decir, un Prolapso.

¿Y si falla nuestra función de continencia? Et voilá!, podríamos padecer incontinencia urinaria o fecal…

Sigo…
Ataquemos ahora el síntoma, …pongámonos en situación

«desde que tuve el parto no tengo tanta sensibilidad durante las relaciones sexuales”

Esto podría deberse a una posible disfunción en nuestra función sexual corporal existiendo debilidad (falta de tono) en la musculatura perineal.

Ahora puedes comprender, porque que es esencial mantener en correcto estado nuestro compartimento abdomino-pélvico.

La fisioterapia de suelo pélvico es una gran aliada para recuperar correctamente el funcionamiento de estas estructuras.

Post redactado por: Bárbara Barrado Martín
Fisioterapeuta de Muevetupelvis
Especialista en disfunciones de suelo pélvico y técnicas de drenaje linfático.